Goji

Goji

Síntesis

Nombre común Goji, baya de goji, cerezas goji
Nombre científico Lycium barbarum
Familia Solanaceae
Origen China
Partes utilizadas Baya
Activos principales Polisacáridos, vitaminas que incluyen vitamina C, carotenos, minerales
Beneficios principales Actividad antioxidante y antienvejecimiento | Acción neuroprotectora | Tónico y efectos inmunoestimulantes

Introducción

A menudo se presentan como "superfrutas", las bayas de goji han sido utilizadas durante varios milenios en la farmacopea china y tibetana. Tradicionalmente utilizadas por sus propiedades estimulantes y vigorizantes, las bayas de goji han sido objeto de numerosos estudios científicos en los últimos años.

Los investigadores han demostrado una composición excepcional de antioxidantes y vitaminas. Es por esta razón que estas bayas pequeñas se usan hoy en día en todo el mundo como agentes naturales protectores y tónicos.

Es un arbusto originario de Asia, las bayas de goji ahora se cultivan y comercializan en muchas partes del mundo. En Occidente, se ofrecen en forma de bayas enteras secas, jugos o complementos alimenticios.

Origen, hábitat y cultura

El origen etimológico de la palabra goji proviene del término "Gou Qi Zi", que significa fruto de la felicidad en chino. Este nombre fue propuesto en la década de 1970 por el etnobotánico norteamericano Bradley Dobos aunque la baya goji se conoce desde hace varios miles de años. Nativa de Asia, esta baya proviene de un arbusto llamado arto, o cambrón (Lycium barbarum). De acuerdo con algunos estudios, la baya de goji también podría provenir de otra especie de cambrón de origen chino (Lycium chinense). Sin embargo, muchos investigadores creen que es demasiado pronto para decir que Lycium barbarum y Lycium chinense tienen las mismas características y beneficios. Se están realizando más estudios para aclarar este debate.

La baya goji, ha sido parte de la farmacopea asiática durante milenios. Es particularmente utilizada por sus virtudes tónicas y estimulantes en la medicina tradicional china y tibetana. También se usa con fines terapéuticos en la medicina ayurvédica india. No fue sino hasta la década de 1990 que la baya goji llegó a Occidente gracias a los descubrimientos de varios investigadores. Se le atribuyen muchos beneficios para la salud, lo que le da el estatus de "superfruta". Desde que entró al mercado occidental, la baya de Goji ha ido ganando popularidad y atrayendo el interés de muchos científicos.

Las bayas de Goji se cultivan tradicionalmente en China, Mongolia y el Tíbet. Dada la creciente demanda de goji, las bayas pequeñas ahora se cultivan en otras partes del mundo, incluidas Europa y América del Norte. Las bayas comercializadas provienen principalmente de Lycium barbarum, cuyo cultivo requiere un clima moderado, una buena tasa de sol y un suelo alcalino y bien drenado. 

Apariencia, composición y formato

Cuando las condiciones son óptimas, el arto común puede medir hasta 3 metros de altura. Este arbusto se llama ramous, es decir que crece formando muchas ramas sobre las cuales crecen flores de color morado y frutos con un color rojo anaranjado. Estas son las famosas bayas de goji, que se cosechan entre agosto y octubre.

Las bayas de Goji son pequeñas, oblongas y de color rojo anaranjado. Goji se puede comer en forma de bayas frescas o bayas secas.

Debido a su creciente popularidad, estas bayas ahora se utilizan para producir jugo de goji.

También se pueden reducir a polvo para el desarrollo de suplementos alimenticios naturales a base de bayas de Goji, disponibles en forma de cápsulas.

Ilustración goji y bayas de goji

La baya de Goji debe su estado de "superfruta" a su composición excepcional.

  • polisacáridos
  • flavonoides como rutósido o rutina
  • ácidos fenólicos como ácido cafeico y ácido clorogénico
  • vitaminas que incluyen vitamina C (ácido ascórbico), vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina), vitamina B6, vitamina B12 (riboflavina) y vitamina E (tocoferol y tocotrienol)
  • 21 minerales y oligoelementos que incluyen hierro, zinc, selenio, calcio, fósforo o cobre
  • esteroles vegetales como beta-sitosterol
  • carotenoides como zeaxantina, beta-criptoxantina, betacaroteno y neoxantina
  • 18 aminoácidos, incluidos 8 esenciales como triptófano e isoleucina

Propiedades y efectos investigados

Propiedades Goji

Actividad antioxidante y antienvejecimiento

Las bayas de Goji son conocidas por su alto contenido antioxidante, incluidas las vitaminas C y E, los flavonoides, los carotenoides y los ácidos fenólicos. Todas estas moléculas ayudan a combatir el daño causado por los radicales libres inducidos por el estrés oxidativo. Gracias a su actividad antioxidante, estas moléculas participan en la prevención del envejecimiento prematuro del cuerpo. Es por esta razón que los investigadores atribuyen a las bayas de goji un poderoso efecto antioxidante y antienvejecimiento.

Acción inmunoestimulante y antifatiga

Además de su alto contenido de antioxidantes, las bayas de goji a menudo se presentan como "superfrutos" debido a su alto contenido de vitaminas, incluida la vitamina C. La presencia de esta vitamina le da a las bayas de goji propiedades antifatiga y antienvejecimiento. efectos inmunoestimulantes.

Según varios estudios, la estimulación del sistema inmune también se ve reforzada por la presencia de polisacáridos en las bayas de goji. Estas moléculas podrían estimular la proliferación de glóbulos blancos en el bazo.

Efecto neuroprotector

Varios estudios han demostrado que las bayas de goji podrían tener efectos neuroprotectores. Los investigadores han destacado la actividad protectora de los polisacáridos. Este último protegería las neuronas contra la toxicidad de los péptidos beta-amiloides, cuya agregación es responsable de la aparición de varias enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer. Según algunos estudios, los polisacáridos goji son particularmente beneficiosos para proteger las células ganglionares de la retina, que corresponden a un tipo de neurona presente en ella.

Efecto hipoglucémico e hipolipidémico

Según algunos estudios científicos, las bayas de Goji también parecen tener un efecto positivo en los niveles de glucosa en sangre, colesterol total y triglicéridos. Las pruebas han demostrado una mejora en los parámetros glucémicos y lipídicos en la diabetes y la hiperlipemia. Estos primeros resultados positivos abren perspectivas prometedoras para el tratamiento de la diabetes, la hipercolesterolemia, la obesidad y el síndrome metabólico de forma global.

Contraindicaciones, peligros y efectos secundarios

Contraindicaciones

Antes de comenzar un tratamiento, es recomendable que las mujeres embarazadas o en período de lactancia pidan consejo médico. En caso de duda, siempre se recomienda acudir a un profesional de la salud.

Efectos secundarios

Hasta la fecha, el consumo de bayas de goji no ha revelado efectos secundarios importantes. Sin embargo, algunas personas pueden tener alergia o intolerancia a estas bayas. En caso de duda, lo mejor es pedir consejo médico.

Interacciones con otras sustancias

Como precaución, las bayas de goji no se recomiendan para las personas que toman medicamentos basados en anticoagulantes, pueden haber interacciones entre estas sustancias y las bayas de goji. Se recomienda pedir una opinión médica antes de comenzar el tratamiento.

Asociaciones sugeridas

Antioxidante: Granada, ajo negro, asaí

Antifatigua: Ginseng, jengibre

Inmunoestimulante: Shiitake, reishi

Información complementaria

Teniendo en cuenta los muchos beneficios de las bayas de goji, estas se utilizan en el desarrollo de muchos productos, incluidos los complementos alimenticios y jugos. Para una eficiencia y seguridad óptimas, se debe tener cuidado en el origen y la calidad de estos productos. Es particularmente recomendable comprobar la ausencia de OMG.

La baya de goji ha sido objeto de muchos estudios científicos en los últimos años. Los nuevos resultados pueden contradecir o complementar la información de esta hoja. En caso de duda, es aconsejable pedir consejo a un profesional de la salud.

Referencias

Isabelle Bruno, Isabelle Boffelli, Le guide des aliments bien-être: 100 ingrédients et recettes inédites pour préserver sa santé, Hachette Pratique, 9 mars 2016 - 256 pages.

Sylvie Hampikian, Les baies, Marabout, 14 mars 2012 - 160 pages.

CC Wang, SC Chang, B. Stephen Inbaraj, BH Chen, Isolation of carotenoids, flavonoids and polysaccharides from Lycium barbarum L. and evaluation of antioxidant activity, Food Chemistry, vol. 120, 2010, p. 184-192.

Chang RC, So KF, Use of anti-aging herbal medicine, Lycium barbarum, against agingassociated diseases. What do we know so far? Cell Mol Neurobiol. 2008 Aug;28(5):643-52.

Kin Chiu, Hiu-Chi Chan, Sze-Chun Yeung, Wai-Hung Yuen, Sze-Yong Zee, Raymond Chuen-Chung Chang, Kwok-Fai So. Modulation of microglia by Wolfberry on the survival of retinal ganglion cells in a rat ocular hypertension model. J Ocul Biol Dis Infor. 2009 June; 2(2): 47–56.

Chan HC, Chang RC, Koon-Ching Ip A, Chiu K, Yuen WH, Zee SY, So KF. Neuroprotective effects of Lycium barbarum Lynn on protecting retinal ganglion cells in an ocular hypertension model of glaucoma. Exp Neurol. 2007 Jan;203(1):269-73.

Z. Chen, B. Tan, S. H. Chan, Activation of T lymphocytes by polysaccharide-protein complex from Lycium barbarum L., International Immunopharmacology, vol. 8, 2008, p. 1663-1671.

Q. Luo, Y. Cai, J. Yan, M. Sun, H. Corke, Hypoglycemic and hypolylipidemic effects and antioxidant activity of fruits extracts from Lycium barbarum, Life Sciences, vol. 76, 2004, p.137-149.

D. Yu, J. Wu, A. Niu, « Health-promoting effect of LBP and health Qigong exercice on physiological functions in old subjects », Carbohydrate Polymers, vol. 75, 2009, p. 312-316.

Yin J, Zhang H, Ye J. Traditional chinese medicine in treatment of metabolic syndrome. Endocr Metab Immune Disord Drug Targets. 2008 Jun;8(2):99-111.

Cheng J, Zhou Z-W, Sheng H-P, et al. An evidence-based update on the pharmacological activities and possible molecular targets of Lycium barbarum polysaccharides. Drug Design, Development and Therapy. 2015;9:33-78.

AY Lam, GW Elmer, MA Mohutsky. Possible interaction between warfarin and Lycium barbarum L. Ann Pharmacother October 1, 2001 vol. 35 no. 10 1199-1201.

Top